Tengo acciones. ¿Tengo que tenerlo en cuenta de cara al IRPF?

Hacienda somos todos. O más bien, todos somos Hacienda. Quien más o quien menos, le tiene cierto miedo a esa palabra y, hasta se rumorea que dices Hacienda 7 veces delante de un espejo, la Declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). O, como más comúnmente la conocemos, la Declaración de la Renta

Bromas aparte (si trabajas en Hacienda y ves esto, os queremos), las personas que compren y/o vendan acciones tienen que estar pendientes de, si por ello han de pagar en el IRPF. Y aunque nosotros no queremos recomendarte ni darte consejos sobre cómo hacer la Declaración de la Renta, sí que nos gustaría tratar algunas cosas sencillas.

Cómo verás el resumen fiscal del 2020

¿Por qué tengo que declarar mis acciones?

A bote pronto, tendrás que declarar en el IRPF por dos tipos de acciones relacionadas con las acciones de una compañía:

  1. Venta de acciones (para lo cual tendrás que tenerlas antes, claro)
  2. Cobros de dividendos

La compra/venta de acciones y el IRPF

Aquí entra en juego un concepto muy interesante conocido como “ganancia patrimonial”. Por no complicarlo mucho, una ganancia patrimonial se produce cuando tú compras algo 1€ y lo vendes a 2€. Ese bien (una casa, un coche, unas acciones…) se han revalorizado y tendrás que pagar impuestos por ello.

Ejemplo de compra de acciones con Ninety Nine

Pongamos un ejemplo concreto. Compraste acciones de la compañía X a 200€ y las vendes a 400€ (bien jugado, por cierto). ¿Cómo te afectaría? Con lo que respecta a las compra de acciones, realmente lo que se produce es que te retienen un porcentaje cuando vendes pero, por simplificarlo, lo veremos como si esto no sucediera:

  • Pagarías el 19% de IRPF por los primeros 6.000€ ganados. Ojo: GANADOS. Es decir los primeros 6.000€ que te llevas de beneficio (ingreso-coste).
  • Posteriormente, pagarías un 21% por lo que exceda de 6.000€ y llegue hasta 50.000€ de beneficio. De nuevo, importante, BE-NE-FI-CIO.
  • Y, más tarde, pagarías un 23% sobre las ganancias que pasen de 50.000€

En este ejemplo concreto, el inversor habría ganado (sin contar coste ni similar), uno 200€. Como no pasa de 6.000€, pagaría un 19% por sus ganancias. O lo que es lo mismo, pagaría 38€ de impuestos.

Si en el ejemplo tuviéramos a alguien que ha comprado acciones por 100€ y las ha venido por 7.200€ (es decir, con una ganancia de 7.100€), entonces el caso sería diferente:

  • Los primeros 6.000€ tendrían un 19% de IRPF. Es decir, 1.140€
  • Los siguientes 1.100€ (7.100€-6.000€ gravados al 19%) tendrían un IRPF del 21%. En este tramo se pagaría 231€

En total, esta persona estaría pagando 1.140€+231€. O lo que es lo mismo, pagaría de IRPF por esta ganancia patrimonial un total de 1.371€ y supondría un porcentaje sobre sobre ella (llamado tipo efectivo) del 19,30%.

Y, ¿si tengo pérdida patrimonial?

La vida es muy bonita cuando ganas. Ya sea en una competición de ajedrez, con la lotería y, sin duda, cuando inviertes. Pero no siempre se puede y, hay veces que vendes las acciones más baratas de las que las compraste. Y con ello, tienes una pérdida patrimonial.

Obviamente por ello no has de pagar IRPF (estaría bonito). Sin embargo, has de tener en cuenta de cara a Hacienda esas pérdidas y tenerla registradas en la Declaración de la Renta ya que se pueden compensar con otra ganancias. Pero, para más información sobre esto 👉🏽 👉🏻 mejor preguntar a un profesional (gestor, asesor…)

El cobro de dividendos y el IRPF

Esta es la segunda alternativa en la que podrías tener que verte las caras con Hacienda y el IRPF si tienes acciones. Por si la palabra dividendo te suena a chino mandarín, no es más que una cantidad que algunas empresas, de manera periódica, deciden compartir con los inversores y que procede de los beneficios de la compañía del trimestre / año…

En lo que respecta al IRPF, si has cobrado algún dividendo en el año anterior, lo que pagues va a depender de cómo recibas esos dividendos porque, si no lo sabías, hay más forma que recibirlos en dinero contante y sonante:

  • Si los recibes en dinero: pasarán a formar parte de una parte de tu Declaración que se llama ganancias de las renta del ahorro.
  • Si los recibes en “especie” y te dan nuevas acciones, no tendrás que pagar por estas acciones hasta que decidas venderlas y, una vez hecho, entra en juego lo que hemos visto de la ganancia patrimonial.

Ejemplo de cobro de un dividendo en Ninety Nine

Resumen fiscal: la chuleta del inversor

Hasta aquí, esperamos, todo claro. Pero.. ¿cómo sabes tú lo que has invertido cada año? Muchos de nosotros nos recordamos ni donde aparcamos ayer el coche, como para saber qué invirtió hace 6 u 8 meses. No hay problema, para eso estamos nosotros.

Para eso existe el documento que has visto en la app llamado “Resumen fiscal”, donde te damos con detalle todas las acciones que has comprado, vendido y los dividendos que has cobrado, entre otros detalles más pequeños. Una suerte de “chuleta” que cada inversor tiene para poder revisar su Declaración de la Renta de la forma más adecuada.